Category Archives: La Mujer, innovadora de la Ciencia

Gaetana Agnesi

No deja de ser paradójico que una mala traducción haya disfrazado de bruja a Gaetana Agnesi, siendo una mujer, en el buen sentido de la palabra, buena.
 
Nació el 16 de mayo de 1718, en el seno de una familia adinerada que se había enriquecido con el comercio de la seda. Desde pequeña asistió a las tertulias de su palacio de la calle Pantano, a la que acudían los más importantes profesores universitarios de la época. A los 5 años dominaba el francés y a los 9 era reconocida como latinista. A los 10 años en vez de leer cuentos devoraba las obras de Newton, Leibniz, Descartes y Fermat. A los 17 años había elaborado un comentario crítico del análisis de las cónicas de L´Hôpital.

 
Agnesi

Aglaonike

Aglaonike o Aglaonice es un nombre que proviene de aglaòs (luminoso) y niké (victoria). Eso me hace pensar que más que su nombre sea un seudónimo (victoria de la luz) ya que fue una astrónoma brillante que se hizo famosa por predecir eclipses.
 
Aparece en textos de Plutarco y de Apolonio de Rodas. Hija de Hegetor de Tesalia, su padre aceptó que estudiara astronomía, aprendiendo los ciclos lunares. Su habilidad con los eclipses se puede deber a que estudiara los Saros en Mesopotamia, o sea, ciclos caldeos de 223 lunas tras los cuales Tierra y Luna retoman aproximadamente la posición de sus órbitas, con lo que  un eclipse se puede predecir a partir de los anteriores.
 
Desgraciadamente, en el siglo II antes de Cristo, después de que Aristóteles declarara que las mujeres no podían considerarse ciudadanos, se dudó de su capacidad científica, quedando limitadas a procrear y cuidar la casa. Por eso prefirieron creer en los poderes sobrenaturales de Aglaonike antes que en su capacidad matemática y de observación celeste. Es por eso que Aglaonike aparece como suma sacerdotisa de la diosa Hécate y, en vez de predecir, se prefiere pensar que tiene el poder de encender o apagar la luna y el sol a su antojo. De hecho, en algunas versiones no muy fiables del mito de Orfeo aparece como una malvada sacerdotisa culpable de la muerte de Eurídice.
 
Aglaonike

Ada Byron - Condesa de Lovelace

Nació el 10 de diciembre de 1815 en Piccadilly. Hija de Lord Byron y Annabella Milbanke (la princesa de los paralelogramos, según la llamaba Byron), nunca conoció a su padre, que abandonó Inglaterra después de divorciarse de su madre y murió en Grecia cuando ella tenía nueve años. Lord Byron nunca dejó de pensar en su hija y sus últimas palabras fueron para ella.
 
Para que no se dedicara a la poesía como su padre, Lady Byron la educó en el mundo científico, intentando eliminar cualquier inclinación de la niña hacia la literatura. Una de sus tutoras fue Mary Somerville,  que le enseñó la parte humana de las matemáticas, también fue ella la que le habló de la máquina de cálculo que proyectaba Charles Babbage: la Máquina Analítica. A partir de ese momento empieza una relación epistolar con Babbage llena de sueños y entusiasmo para perfeccionar la máquina.
 
A los veinte años se casó con William King, conde de Lovelace, con el que tuvo tres hijos. Ocho años después tradujo un artículo de Menabrea sobre la máquina de Babbage, con comentarios personales que triplicaron la extensión del estudio original. Ese trabajo conjunto de Babbage,  Menabrea y Ada se conoce como Los Papeles Menabrea, pero el nombre de Ada no figura en los mismos, ya que ocultó su condición femenina con las iniciales A. A. L.
 
Si consideramos a Babbage el padre del hardware, Ada fue la madre del software. A ella se le atribuye la invención del concepto de subrutina. A los treinta y siete años Ada enferma de un tumor. El láudano le aliviaba los dolores del cáncer, pero su madre le retiró todos los calmantes para que ganara el cielo con el sufrimiento. Sus escritos fueron destruidos por su madre. A pesar de no haber conocido a su padre, pidió ser enterrada junto a él, en Newstead (Inglaterra). Actualmente hay un lenguaje de programación con su nombre: el lenguaje Ada.
 
Ada Byron

Categorías